Revista mexicana sobre la Naturaleza y la cultura rodeada por ella.


“La naturaleza por sí misma es sublime y elocuente.”
— Alexander von Humboldt


Encuéntranos aquí:
︎ Email
︎ Instagram
︎ Twitter
BOCA DE POTRERILLOS


Un paisaje árido esconde a uno de los yacimientos arqueológicos más importantes. Boca de Potrerillos es un sitio abundante en petrograbados y algunas pinturas rupestres que detallan la vida de una civilización que conocía muy bien los astros y el conteo del tiempo, hace 7000 años.

Este lugar en el estado de Nuevo León, debe su nombre a que la entrada al Cañón de Potrerillos parece una boca invitándote a pasar. El yacimiento está muy cerca de Monterrey y su principal atractivo es que cada uno de los muros rocosos alberga una gran concentración de arte rupestre. Se ha calculado que existen 4000 petrograbados y pinturas en toda el área.

Con los estudios de las figuras geométricas e imágenes grabadas, han podido deducir que el grupo humano que vivió en esta zona podía usar el sitio como un observatorio, pues todo indica que tenían conocimiento sobre el movimiento de los astros, así como maneras de medir el transcurso del tiempo y eran hábiles al planear la caza y recolección. Se han encontrado muchas herramientas, puntas de cacería, fogones y relojes solares grabados en las rocas.

Aunque la aridez de la zona favorece a la vegetación desértica, se han encontrado fósiles de polen de más de 25 especies botánicas que estaban establecidas en la región y ahora han desaparecido, indicando que probablemente la zona era más verde y habitable. En las últimas décadas, los alrededores se han secado más, debido a la ganadería y al acarreo de agua de los mantos acuíferos a la ciudad. A pesar de lo inhóspito que aparenta ser el panorama, el paisaje de cactáceas destaca entre las formaciones geológicas y el cielo, regalándonos un magno horizonte en un lugar pausado en el tiempo.